Estoy cansado de vivir en este lugar donde tus acciones te definen, sin embargo al mismo tiempo no todas ellas lo hacen (tristemente). Nos definen esas acciones malas, tus malas decisiones y tus peores momentos. Donde la gente juzga y nunca olvida; que a pesar de hacer tu mejor esfuerzo todos y cada uno de tus días para ser alguien mejor, la mayor parte del tiempo lo único que percibimos los demás, es tu último error.

Podemos dar lo mejor de nosotros a diario, pero en el momento en el que tus acciones tengan un desliz, es como si todo se perdiera, como si no importara.

Podrías llegar impecablemente temprano a tu trabajo, sin embargo solo basta que no lo hagas una vez para que tu jefe o alguien más lo perciba. No solemos agradecer o siquiera notar esos pequeños detalles que tiene la gente.

No notamos ni premiamos o destacamos las cosas buenas que hacemos, ¿por qué nos enfocamos en lo peor de las demás personas?

Ejemplificando mis ideas, es como cuando hay dos hijos en una familia y tenemos al primer hermano "bien portado" y al hermano que no se porta tan "bien". Sus padres nunca notan cuando el "bien portado" haga algo bueno, pero lo premiaran cuando su hermano (el que no suele hacer las cosas bien) haga exactamente lo mismo. Basta con que el primer hermano haga algo fuera de su comportamiento habitual para que sus padres lo noten y mencionen algo al respecto.

Y no se trata de demostrar que eres "bueno" o que haces las cosas "bien", se trata de poder agradecer los pequeños detalles que tienen los demás y que no solo nos enfoquemos en sus pequeños deslices.

Estoy triste de ser el que agradece a mis seres queridos y de solo asumir las consecuencias negativas de mis actos como si lo demás no importara.

Estoy de acuerdo en que todos debemos asumir las consecuencias de nuestros actos. No podemos ir por la vida haciendo mamadas esperando que nada suceda en nuestra contra. Simplemente soy un fiel creyente en que las personas no deberían ser juzgadas por su pasado, ni por simples errores. Creo que tenemos que englobar un conjunto de su persona para poder tomar decisiones. Las etiquetas son nuestras peores enemigas.

Es hora de cambiar eso como sociedad, de verdad necesitamos agradecer lo que tenemos y a quienes tenemos. Empiecen por pensar en esas pequeñas acciones que aprecian de sus seres queridos y háganselas notar. Nada nos cuesta ser un poco observadores y poder decirle a alguien, que nos gusta mucho como es que ellos hacen algo bien.

Insisto. Nada nos cuesta decir

Gracias por tu puntualidad, enserio lo aprecio

ó un

Gracias por ser tan atento cuando hablo
Gracias por siempre ser tan honesta conmigo

Nunca sabes cuando tus palabras pueden tener un impacto positivo importante en la vida de alguien más.

Los quiero mucho 💕. Con cariño. Jalil